Search

Algunos datos que no sabías de las abejas

Las abejas son insectos con muchas cualidades, de las cuales sólo conocemos algunas. La que todos conocemos es que son uno de los polinizadores más importantes que hay en la tierra. Sin ellos no tendríamos café, duraznos, sandía, arándanos, chabacanos, aguacates, nueces, uvas, kiwis, mangos, melones, peras, fresas, almendras, pepinos, entre otros alimentos. ¡Ellas polinizan un tercio de los cultivos mundiales!.


Se conocen más de 20.000 subespecies distintas de abeja divididas en 7 familias reconocidas y habitan la tierra desde hace más de 300 millones de años. Son los insectos polinizadores por excelencia y tienen una función esencial para el equilibrio de la naturaleza, ya que contribuyen activamente a la supervivencia de muchas especies de plantas que se reproducen gracias al transporte de polen que llevan a cabo estos pequeños animales al alimentarse del néctar de las flores.



Las abejas son insectos muy inteligentes, ya que tienen la capacidad de resolver problemas matemáticos. Ellas vuelan la ruta más corta entre las flores por las que pasan, un problema que es bastante difícil de resolver incluso para las computadoras, el cual es llamado el problema del vendedor ambulante. Además, cuando las abejas que envejecen realizan trabajos reservados para las abejas más jóvenes, su cerebro deja de envejecer, hecho que podría tener importantes aplicaciones en la medicina. Y por si esto fuera poco, también tienen la capacidad de reconocer diferentes rostros de abejas.


Las colonias de abejas están formadas por tres castas: reina, obreras y zánganos. Todas se desarrollan a partir del mismo tipo de huevos. En el caso de reina y obreras son huevos fecundados (diploides) y la diferencia estriba en el tipo de alimentación que reciben las larvas. En el caso de los zánganos los huevos son no fecundados (haploides).


La abeja reina se identifica por tener un abdomen más alargado, es la única hembra fértil de la colonia y tiene dos funciones principales: poner huevos para mantener o incrementar el número de individuos asegurando el recambio generacional, y mantener unida la colonia mediante feromonas que son distribuidas por las abejas obreras. La colonia solamente cria nuevas reinas cuando va a enjambrar (dividirse), cuando la reina ha muerto o bien cuando ha envejecido y es necesaria su sustitución. La reina alcanza la madurez sexual a los 6 días del nacimiento. Es el habitante más longevo de la colonia, aceptándose una supervivencia de más de 5 años.



Las obreras son las hembras infértiles de la colonia debido a que sus sistemas reproductores no suelen ser funcionales. En tamaño, las obreras son más pequeñas que las reinas. En una colmena podemos encontrar entre 10.000 y 70.000 abejas de esta casta.

Su longevidad es variable y depende en gran parte de la época del año en la que nazcan. En los periodos de gran actividad la vida media es de entre 4 y 5 semanas, en primavera y verano se estima una vida media de 65 días, y en invierno se incrementa hasta los 90 ó 120 días.



Las obreras son unos animales con una biología muy curiosa en varios aspectos. Uno de los más sorprendentes es el hecho de que a lo largo de su vida desempeñen diferentes labores de una forma secuencial, relacionadas con la edad y las necesidades de la colonia. Esta programación de las tareas que realizan las obreras recibe el nombre de polietismo temporal.


Los zánganos son los elementos masculinos de la colonia y su función principal es fecundar a las reinas en los vuelos nupciales. Están desprovistos de aguijón y se identifican facilmente por sus grandes ojos compuerstos. Son de mayor tamaño que las obreras y proceden de huevos no fecundados puestos por la reina o las obreras, en unas celdillas de mayor tamaño que las empleadas para la puesta de huevos de obreras.

Las colonias comienzan a criarlos en primavera y su número dentro de la colmena es variable, generalmente en una colonia bien poblada hay varios cientos. En los climas templados y si las condiciones ambientales son buenas, pueden estar presentes en las colmenas hasta el comienzo del otoño. Normalmente a finales de verano o comienzos del otoño suelen ser expulsados de la colonia. La expulsión también puede producirse en otra época del año si el flujo de néctar que llega a la colmena disminuye. En cambio si en la colonia hay una reina virgen son tolerados.





Bibliografía:

Abeja, National Geographic. Recuperado: Abril 3, 2021. Sitio web: https://www.nationalgeographic.com.es/animales/abeja


Abeja reina, obreras y zánganos, Recuperado: Abril 3, 2021. Sitio web: http://www.uco.es/dptos/zoologia/Apicultura/Biologia_abejas/Imagen_video_main.html



64 views0 comments

Recent Posts

See All